Relatos sin terminar...

jueves, 23 de junio de 2016




«La recordó una mañana de Enero.  Los pájaros cantaban, y parecía casi que el viento susurraba su nombre. El aire era cálido y por un momento, él pensó que eran sus caricias.  Solía recordarla en días soleados, en los que las personas cantan y los animales bailan. Cuando todo está en paz. Solía odiarla en los crudos inviernos, cuando su ausencia se hacía más intensa que nunca. Pero era en los días como aquel, cálido y tranquilo, que sentía que la amaba más que nunca. Aunque se hubiera ido. Aunque lo hubiera herido.

Le escribió muchas cartas, preguntando muchas cosas. Le escribió poemas y compuso canciones. Le cantó mil veces, le lloro el doble. Le escribió preguntando sí era feliz, sí la vida la trataba bien. Sí lo extrañaba tanto como él a ella. Le dijo que su vida no era la misma, le contó secretos y confió deseos. Le dijo sus anhelos y sus más grandes miedos.

Nunca tuvo alguna respuesta. Ni una palabra, ni un adiós. Sí lo seguía amando, sólo lo supo Dios».

Si me preguntan porque te amo...

sábado, 18 de junio de 2016


Sí me preguntan porque te amo, no creo tener la respuesta adecuada.
Porque no toda la gente es igual, y si acierto con una fallo con otra.
Además ellos no entienden nunca la razón de verdad.
Unos creen que es físico, otros piensan que no es amor. Pero ¿Qué importa? Sí no son ellos los que sienten lo que siento yo. Ellos no saben ni comprenden el porqué.
Que te amo porque sonríes y cuando lo haces mi mente está en paz.
Que te amo porque no te cortas el cabello cuando te digo, y si lo haces, no es como quiero.
Que te amo porque me abrazas, incluso cuando yo no te lo pido. 
Que te amo porque no cocinas, porque quemas hasta el agua.
Que te amo porque tu desorden me exaspera cada mañana, cada hora. 
Que te amo porque nunca estás quieto y eso me encanta.
Que te amo porque me haces reír, pero también porque me haces llorar.
Te amo porque me calmas y me soportas. Te amo porque no me pides que cambie, aunque yo a ti sí. Que te adoro porque en tus brazos siempre estoy feliz, incluso cuando no lo estoy.
Que te amo porque eres tú y no hay una razón concreta. Que te amo porque eres lo suficientemente valiente para amarme. Porque no tienes porque amarme.  Y te amo porque aun así lo haces.


Pero ellos no entienden. Que te amo por tus virtudes pero aún más por tus defectos. 

Yo quiero algo real.

jueves, 16 de junio de 2016

"No, no quiero un amor de cuentos de hadas. O un “te quiero” forzado. No quiero una sonrisa fingida o un falso “te extraño” o un desabrido “te amo”. No quiero palabras bonitas, porque de esas ya existen muchas. Yo quiero una tarde de risas, de canto y de locuras. Yo quiero cosas que sean reales, yo quiero algo que no sea efímero.

Yo quiero alguien que este a mi lado, alguien que se ría de mis chistes malos. Que nunca se calle la boca y que siempre tengamos de que hablar. No quiero una grabadora que me repita lo misma a cada hora, que si me veo bonita o si le gustan mis manos. Yo quiero alguien con cerebro, con dos dedos de frente, con capacidad de amar lo que no se entiende. Que aprecie mi mente, mis pensamientos y mis inquietudes. No quiero alguien que me mienta para hacerme feliz, quiero alguien que entienda mis dudas y las resuelva conmigo.

No quiero una cara bonita, de la apariencia sólo las modelos viven. Yo quiero alguien distinto, alguien sincero, alguien real. No quiero un abdomen con cuadros, o unos ojos azules o verdes y cabello platino. Yo quiero lunares extraños, estornudos chistosos y un semblante distraído. 

No quiero una cena elegante, a mí me basta una pizza y un batido. No quiero regalos lujosos, nada de joyas ni caros collares. A mí me basta un café, una rosa, un tulipán o un buen libro.
No quiero un amor empalagoso, de los de las novelas y películas famosas. Yo más bien quiero alguien que debata conmigo, en cualquier momento, de cualquier cosa. Yo no quiero un apodo romántico, ni una llamada a mitad de la noche. Yo quiero un mensaje ridículo, una cara burlesca y algún meme fallido.

Yo quiero enamorarme de alguien, de sus miedos, sus metas, sus sueños y ambiciones. No de su ropa, sus ojos, sus bíceps o su dinero. Yo quiero a alguien real. Sin engaños ni falsedades. Yo quiero a alguien que me enseñe a amar, de una manera real, sin tapujos, sin antifaces. De una manera en que sepa, que es amor de verdad  y no la misma mentira pero con otro disfraz."


--Esther Claudino, una escritora que hace mucho no escribe.

Reseña: Play

viernes, 18 de septiembre de 2015


PLAY DE JAVIER RUESCAS
 
Editorial: Penguin Random House

Páginas: 508
 
Nadie diría que Leo y Aarón son hermanos. El primero es presumido y ambicioso; el segundo, tímido y reservado. Pero ambos desean algo. Mientras Leo sueña con hacerse famoso a toda costa, Aarón no deja de pensar en cómo puede recuperar a su novia, quien, tras ganar un concurso y convertirse en una estrella mundial, se ha vuelto inaccesible. Un día, husmeando en el ordenador de su hermano, Leo descubre que Aarón tiene un talento desbordante para la música, y que ha compuesto y grabado varios temas que no tienen nada que envidiarles a los hits más populares del momento. Sin meditar las consecuencias, Leo decide darlos a conocer por internet, y muy pronto el fenómeno Play Serafin –el nombre que le ha puesto al canal de YouTube– estalla por toda la red…  
 

MI OPINION
 
Sí alguna vez les dijeron que los hermanos se parecen entre sí, les mintieron. No hay personas en el mundo más diferentes y opuestas que Leo y Aarón Serafin. Y es exactamente esto lo que hace de Play una historia tan divertida e interesante. 

La verdad es que he acabado el libro hace apenas unos minutos y tengo las emociones como quien dice, a flor de piel. Pero es que no puedo contener mis deseos de contarles lo que me ha parecido esta novela. 


“Nuestra existencia es demasiado limitada como para pasar la mitad de ella huyendo.”


El libro nos narra la historia de Leo y Aarón, dos hermanos que viven en Madrid. Uno añora inmensamente la fama y ser reconocido y exitoso. El otro sólo quiere terminar el colegio y estar con la chica de la que está enamorado. Pero las cosas no van bien para ningun. Es así como termina volviendo a casa después de dos años de probar suerte en el mundo del espectaculo. Y cómo también lo único que Aarón quiere, o mejor dicho la única chica que quiere, desaparece de la noche a la mañana entre flashes y multitudes enardecidad. Pero entonces Leo descubre un día por casualidad que su pequeño hermano no es sólo el chico tímido que aparenta ser. Aarón tiene un talento innato para la música y no solo ha compuesto varías canciones sino que también las ha grabado y no se puede negar que son bastante buenas. Ahí es cuando Leo tiene un idea que puede darles ambos lo que desean pero alberga en si un riesgo muy grande..

 Dicen que no hay nada que no se haga por la familia.  Aarón y Leo Serafin son una prueba viviente de ello. A pesar de ser completamente opuestos, estos dos hermanos españoles se complementan de una manera poco convencional. 

 
Nosotros marcamos nuestro destino con nuestras decisiones, y no podemos permitir que los miedos y las inseguridades nos impidan tomarlas.”



Los personajes son la base de toda historia y debo admitir que los de ésta en particular han logrado capturar mi atención como no muchos otros han podido. Ahí donde Leo es encantador, impulsivo, audaz y dinámico, Aarón se muestra más pasivo, tímido, introvertido y controlado. Leo es el tipíco guaperas, confiado y egocentrico que de un modo u otro logra ganarse un poco de tu cariño. Por su lado Aarón, con su faceta de chico marginado, es más calmado y tierno, por lo que no es díficil decir que es mi favorito de los dos hermanos.
  
Me he reído a carcajadas con las ocurrencias de estos dos chicos, con sus locuras e incluso he llegado a sentir rabia y ha compadecerme de muchas de las situaciones que atraviesan. Pero debo serles sincera y espero alguien me entienda que para escoger mi favorito he tenido que mirar más allá de las estrellas principales y fijarme en esos personajes que muchas veces están ahí para hacer un comentario ingenioso o decir una frase conmovedora. Y es por eso exactamante que mi favorito en este libro se lo lleva — ¡como no!— David, el amigo de Aarón. (Que tremendas sorpresar y risas me he llevado con él).  

Y no es sólo David quien merece una mención aquí, si no también Dalila, por ser lo que ella es (o al menos lo que Aarón dice que es); Olivia, por sus comentarios divertidos y ser una buena amiga. Y si vamos hablar de amigos, voy a tener que decir que realmente desearia que Haru existiera, porque no me ha caído nunca tan bien un personajes adulto como él. Pero paro ya que si no les arruino el libro.


 “Se dice que, con el tiempo, los recuerdos se deforman, se pervierten y la imaginación los moldea a placer hasta convencernos de una ilusión”


 El libro está narrado en primera persona desde los puntos de vista de ambos hermanos, de modo que cada caítulo se alternan voces y te ofrece una manera más fácil de entender la historia. Además te ayuda a sentir la narración un poco más completa, ya que no solo te ofrece una sola manera de ver las cosas.

De Javier Ruescas jamás había leído nada —¡Y de cuanto me había estado perdiendo!—, más que conocerlo por escritor lo admiro como vlogger. Javier tiene un modo casi mágico de contarte las cosas, haciendo cada parte tan personal y creativa a la misma vez que real y divertida que te encuentras a ti mismo identificado en muchas cosas.

En definitiva, Play es un libro que me ha encantado y no saben las ganas que me quedaron de poder escuchar todas esas canciones… Divertida, energetica, con toques de romanticismo, Play es el libro perfecto si buscas leer una interesante historia sobre dos hermanos y su travesía en busca del amor y la fama. (Tal vez de una más que de otra, eso depende de a cúal hermano se lo preguntes). Además puedes darte una pasada y escucharte todas las canciones que en el libro se menciona. Les asegura que no estan nada mal.

 
¿Lo recomiendo? Sí.
¿Es bueno? Excelente. 
¿Lo leería de nuevo? sí. 
¿PLAY? Totalmente un 5/5
 
 Esto ha sido todo por ahora! ¿Han leído de Javier antes? ¿Cual es su obra favorita de él?
Un gran beso,
Esther.